Red de Productores y Consumidores Responsables Comida Sana y Cercana

http://redcomidasanaycercana.codigosur.net

Pronunciamiento Día del Maíz 2010 en SCLC

Fecha de publicación: 1 octubre, 2010

El campo está sufriendo un desprecio continuo. Pocas veces se ha vivido una agresión tan directa hacia las personas que lo habitan y protegen. No es casualidad que muchos de estos ataques vayan directamente al corazón de toda la nación: el maíz, base de la economía y la cultura de nuestro pueblo. El Tratado de Libre Comercio, la aprobación de cultivos experimentales de maíz transgénico, la concentración de las empresas distribuidoras de maíz… El maíz es el tesoro que todas quieren controlar. Porque al final, quien controle el maíz, controlará al país.

México es centro de origen, diversidad y domesticación del maíz desde hace más de siete mil años. Este manejo ancestral en manos de comunidades indígenas y campesinas ha posibilitado que hoy podamos disfrutar de 59 razas y más de 200 variedades nativas de maíz. Esta biodiversidad es nuestra llave a una soberanía alimentaria real, sin intermediarios ni tratados bilaterales que coloquen nuestras demandas en segundo o tercer lugar.

Desgraciadamente, desde la pasada celebración del Día del Maíz, los ataques a los valores de la milpa y el maíz nativo se han intensificado. En octubre de 2009, la Sagarpa
y la Semarnat otorgaron las primeras autorizaciones para llevar a cabo siembras experimentales de maíz transgénico en territorio nacional. Se rompía definitivamente la
necesaria moratoria vigente desde 1998, que pretendía proteger a México de la contaminación transgénica. Toda esta estrategia ha contado con el intento de legitimación de la Organización Mundial para la Agricultura y Alimentación (FAO) que en Guadalajara (México) expuso que los transgénicos eran la “solución para los problemas del hambre en México y el mundo” y un “aporte a la lucha contra el cambio
climático”.

Estas amenazas se hacen más visibles en Chiapas, zona de gran biodiversidad natural.En nuestro Estado, el maíz nativo no sólo se enfrenta a la irrupción de los transgénicos sino que se está viendo desplazado por cultivos exóticos como la soya y por el programa oficial “Reconversión Productiva”, que expande monocultivos de árboles como la palma africana y el piñón, con interés en los mercados especuladores internacionales,pero con efectos devastadores sobre el suelo, el agua, la diversidad biológica y la identidad de las comunidades protectoras del maíz.

Por todo ello, aprovechamos estas fechas de celebración de la milpa y el maíz criollo para afirmar que:

- Defendemos las técnicas agroecológicas como la única alternativa para asegurar la producción de alimentos y alcanzar la soberanía alimentaria que nos libere de intereses
comerciales externos ajenos a nuestras demandas

- Seguiremos revalorizando los saberes ancestrales de las comunidades campesinas e indígenas, para regresar al camino del desarrollo sustentable en armonía con la
naturaleza

- Rechazamos el modelo de monocultivos industriales destinados a la producción de agrocombustibles. Los actuales proyectos de plantaciones de palma africana y piñón

traen desastrosas consecuencias sociales y ambientales para nuestros bosques, todo ello para sostener el consumo irresponsable e irracional de las sociedades del Norte

- Condenamos la concesión de nuevos campos experimentales de maíz transgénico en los Estados de Sinaloa, Sonora, Tamaulipas y Chihuahua

- Exigimos la cancelación de los 24 permisos otorgados a Monsanto, Pioneer y Dow AgroSciences para la siembra experimental de maíz transgénico. Se trata de concesiones
ilegales, puesto que no se están ofreciendo los reportes de inocuidad ambiental necesarios para emitir estos permisos

- Instamos al Gobierno a suspender de inmediato las importaciones de maíz transgénico de Estados Unidos, fuente de contaminación transgénica durante la moratoria de facto.

- Demandamos la prohibición de la siembra de todo tipo de maíz transgénico y el establecimiento de un sistema de protección y fomento de nuestros maíces y milpas, que
cuente con el apoyo y la participación de los pueblos y comunidades, para que puedan decidir qué y cómo sembrar y producir

- Exigimos un etiquetado veraz para que la industria alimentaria e importadores de granos no puedan ocultar su comercio con organismos transgénicos

- Rechazamos la creciente concentración de las empresas distribuidoras de productos de maíz, al ser un ataque a las economías e iniciativas locales

- Avanzaremos en la difusión de todas las medidas que ataquen la supervivencia de las milpas y maíz criollo

- Promoveremos la participación y el debate ciudadano para profundizar en los conceptos de soberanía alimentaria, conservación de biodiversidad y el consumo responsable de variedades de maíz nativo

Continuaremos defendiendo nuestras milpas y maíces nativos,
porque “Sin maíz, no hay país”

Red de productores y consumidores responsables “Comida Sana y Cercana”
Proyecto “Mujeres y Maíz”, CAMADDS, A.C.

Última modificación: 1 de octubre de 2010 a las 11:10
0
0